viernes, 8 de mayo de 2015

SEGURO QUE CAMBIO


Alegre como un lunes de noviembre.
Sofisticado como el mecanismo de un botijo.
Dinámico como la retransmisión televisiva de una partida de ajedrez.
Moderno como el perro que mueve la cabeza sobre la bandeja trasera de un Renault 12.
Sincero como el amor que sentía Alfonso Díez por la Duquesa de Alba.
Responsable como el padre que corre los encierros de San Fermín con su hijo de 12 años.
Reflexivo como el conductor que coge su vehículo después de haberse tomado 7 copas.
Coherente como el que no deja de luchar y preocuparse por los pobres pero vive en un ático valorado en 1,7 millones de euros.
Convincente como el famoso profe, mis deberes se los ha comido el perro.
Casi tan diplomático como Kim Jong-un.
Eficiente como los mecanismos de vigilancia de la corrupción que instauró Esperanza Aguirre entre sus colaboradores.
Fiable cual motores que usara Carlos Sainz
#tratadearrancarlocarlos
Tan firme en sus convicciones como Liz Taylor en sus matrimonios.
Leal e integrador
 
Líder OTAN. Coño con el corrector de Google, quería decir, líder NATO. 
Sensato como el que eligió a Homer Simpson para controlar la seguridad de una central nuclear.
Tan tolerante con las opiniones de los demás como el intestino delgado de un celiaco con el gluten.
Simpático...como él solo.
¿Cambio seguro?
¿Cambio?¿Seguro?
No me queda otro remedio, me han obligado.
Seguro que cambio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada