jueves, 23 de enero de 2014

AMARILLO OSCURO, CASI NEGRO

¿Sabe usted de algún deportista que haya hecho trampas tomando sustancias prohibidas para mejorar su rendimiento?

¿Conoce usted a algún conductor que alguna vez haya excedido los límites de velocidad, haya aparcado en lugar prohibido o haya manejado su vehículo con más alcohol en sangre del permitido?

¿Ha notado alguna vez que un fontanero, cerrajero o electricista de urgencia le haya cobrado diez veces más de lo que pareciera razonable aprovechándose de su necesidad?

¿Ha llegado hasta sus oídos algún caso de sacerdote pederasta que haciendo uso de su posición haya destrozado la vida de decenas de niños que tenía a su alrededor?

¿Alguna vez ha tenido un compañero de trabajo que se llevara a casa material de la oficina?

¿Ha requerido en alguna ocasión los servicios de un autónomo y éste le ha dado precio con IVA y sin IVA?

¿Recuerda haber escuchado en los medios de comunicación casos de monjas que colaboraran en el robo de bebés?

¿Ha participado en conversaciones de taberna en las que alguien se vanagloriara de haber sido capaz de defraudar en su declaración de la renta sin haber sido pillado?

¿Conoce usted a algún parado que, estando cobrando su prestación por desempleo, haya realizado algún trabajo en B para sacarse un extra?

¿Ha tenido alguna vez la sensación de haber llevado su automóvil a revisión y que le hayan cambiado más filtros de los que el coche tiene?

Si no ha respondido un SI a la mayoría de estas preguntas ruego que me disculpe por haberle hecho perder el tiempo y le animo a no seguir leyendo el resto del texto.

¿Se dopan todos los deportistas? ¿Conducimos ebrios poniendo en peligro la vida de otras personas? ¿Son los fontaneros, los electricistas, los cerrajeros o los mecánicos en general unos aprovechados? ¿Abusan los curas de nuestros hijos una vez que hemos conseguido que no nos los roben las monjas? ¿Sale el material escolar de estos niños de las oficinas de sus padres? ¿Estamos realmente convencidos de que los autónomos y nosotros mismos somos unos defraudadores de impuestos? ¿Están los parados parados porque quieren, porque así sacan más dinero?

Quiero ser optimista y pensar que el 99% de los habitantes de este país contestaría un NO rotundo a esta última batería de preguntas. Entonces ¿por qué siendo conscientes de lo falaz y peligroso que es generalizar lo hacemos con tal desparpajo? Puede ser porque sea más cómodo generalizar y echarle la culpa de todos nuestros males a otro que asumir parte de nuestra responsabilidad.

Esta entrada no es pretenciosa, es sólo una reflexión en alto. Es usted muy libre de seguir llenando mi timeline y mi muro de color amarillo y las urnas de color magenta.


8 comentarios:

  1. Para mi todos los politicos no son corruptos,pero mientras,en la filas de los partidos exista solo uno que lo sea y la direccion lo permita,todo el partido es corrupcion

    ResponderEliminar
  2. Pues te contesto, Roberto, todos de alguna manera hemos podido haber pasado por alguna de esas preguntas en afirmativo, pero de lo que estoy seguro es que un pueblo (en general) es en cierta medida que lo que ve que hacen los que le gobiernan, lo acaban haciendo alguna vez, y eso es lo verdaderamente triste.
    Nos han esquilmado tanto, que ya no sabemos distinguir si lo bueno es lo correcto y lo correcto es lo malo.
    La conciencia de cada uno es particular, pero la conciencia del gobernante es pública.
    Un abrazo amigo Roberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo veo así. No creo que el pueblo sea el reflejo del gobernante sino que es la clase política el reflejo de la sociedad. Pero esta es la discusión de qué fue primero, si el huevo o la gallina, y nos podríamos tirar así años.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Puede que haya políticos que no son corruptos, pero la mayoría son unos indecentes, unos, el PP por trabajar única y exclusivamente para la oligarquía, y el resto por no ser capaz de enfrentarse con coraje a tanto abuso.

    ResponderEliminar
  4. Roberto, no me hagas trampas que ya soy perro viejo, te lo digo sin acritud, expresión que usaba mucho uno de esos políticos que fue capaz de plantear en un Congreso: o Yo, con mayúscula como Dios, o el marxismo y que antes le había cortado el cuello a sus viejos camaradas en el exilio en otro Congreso celebrado en Francia.
    Políticos... ¿sabes a cuantos políticos he conocido?, demasiados, ya te puedes suponer que trabajando en puestos de responsabilidad con un gran constructor, que no viene al caso, durante 15 años, puedo escribir de la vida y miserias de muchos empresarios, yo los llamo patronos y de muchos políticos municipales y autonómicos de todos los partidos. Te aseguro que a veces he llegado a tener nauseas.
    Para ponerte un ejemplo he tenido que negociar la venta de unos terrenos a un Ayuntamiento con una consultora cuyos socios en la sombra eran concejales de los tres partidos que gobernaban ese ayuntamiento y cuyo alcalde lo fue durante más de 20 años y dos consejeros autonómicos. He vivido situaciones en esos años que si las pudiera contar me llamarían loco y no me atrevería a contar en una respuesta a un post ni en mi propio blog. Cuando veo la cara de asombro que ponen muchos políticos, ahora le ha tocado al PP, cuando les acusan de corrupción me entran ganas de reír a mandíbula batiente. Hay un tertuliano radiofónico que se ofenden cada vez que se habla mal de los políticos y cuando lo oigo me acuerdo de los donativos que recogía en nuestra oficina todos los meses.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No haga ni más ni menos trampas que el resto de la gente. Simplemente argumento en un sentido. Nadie niega que exista corrupción entre los políticos. De todos los colores. Pero parece que estuviéramos negando que no hay ninguno honrado.
      En el caso que relatas, como en otros tantos (no olvides que yo vivo en Arganda, cuna de la trama Gürtel) hay implicados políticos, técnicos municipales, empresarios, arquitectos que trabajan para estos empresarios, etc, etc, etc.
      ¿Vamos a decir que todos los funcionarios son corruptos o corrompibles?¿y los arquitectos? ¿No hay ningún empresario decente? Si realmente pensamos así, esto no tiene solución
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Un senador del Partido Popular que conocía me presentó un día a Demetrio Madrid, comí con él varias veces en Zamora con una larga sobremesa incluida, el senador del PP le admiraba. Imagino que sabrás quién fue, aquel que presionado por la ejecutiva del PSOE dimitió como Presidente de Castilla y León por una imputación, que no era de corrupción si no de un asunto privado del que resultó absuelto. De esa situación sacó provecho el sinvergüenza de Aznar. Ese para mí era un político de los que quiero para mi país.
    ¿Sabes que políticos no quiero?, los que desde jovencitos no tienen otro oficio ni beneficio que dedicarse a su política, pisar los cuellos del compañeros de su generación y darle palmaditas en la espalda a los superiores para ir medrando dentro de la organización y que no tienen ninguna empatía por el ciudadano. Te puedo enumerar a varios conocidos que ahora sientan sus posaderas en el Congreso esperando pillar algo más importante. Esos que van pasando de asesores, a algún “carguillo oficial” y hasta pueden llegar a concejales, diputados o a cotas más altas sin haber hecho nada más en la vida. De esos, desgraciadamente hay muchos en España en todos los partidos y sobre todo en el PP y en el PSOE. Solo tienes que coger la lista de diputados del Congreso o de muchos Ministros presentes y pasados para darte cuenta como muchos no tienen otro oficio ni beneficio que la política.
    Y ya que nombras a la Señora Magenta estamos hablando de lo mismo, pocos recuerdan en este país a la Consejera de Turismo del Gobierno Vasco cuando el PSOE y el PNV (que ya eran esos nacionalistas que tanto odia ahora) gobernaban juntos, por cierto en 1983 ya era apoderada de las Juntas Generales de Vizcaya. La Señora Magenta, y no hablo de Reservoir Dogs, esa que tanto odia ahora al nacionalismo y se teñía el pelo de rojo cual batasuna, fue la consejera que con más ahínco se negaba a la ruptura del bipartito PNV-PSOE.
    Hablemos de la POLÍTICA, con mayúsculas, y no de hombrecillos que viven de y para ella porque si no fuera así no tendrían donde caerse muertos. Desgraciadamente se generaliza, pero es labor de aquellos que están dentro, y no entran en esa definición de políticos con minúscula,s de enfrentarse a ellos y darles la patada en el culo y si no les dejan apartarse del partido. ¿Por qué no podemos los ciudadanos exigir a los políticos que sean de verdad políticos al servicio de la democracia?, el político debe estar al servicio del ciudadano al que representa, nada más, pero tristemente hay muchos políticos que solo están al servicio de su partido o de sí mismos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te puedo dar la razón en casi todo. Pero el hecho de que existan estos casos no impide que no haya otros muchos, muchos más en dónde no sea así.
      Yo aspiro a ser político algún día y para ello me formo. Tengo claro que será algo temporal, una evolución en la carrera personal. Igual que lo fue ser comercial, técnico de laboratorio, técnico de prevención de riesgos laborales o director de recursos humanos. La gran mayoría de la gente que hace política en este país está más cerca del ciudadano y es más como el ciudadano medio de lo que queremos hacer creer.
      Un abrazo

      Eliminar