lunes, 3 de febrero de 2014

ENSAYO SOBRE LAS RELACIONES ANIMALES

Desparasitando que es gerundio
Cuando estudiaba secundaria mi asignatura favorita era la Biología. No le encontraba la gracia a los problemas esos de trenes que parten desde no sé dónde y que vete tú a saber dónde se van a encontrar si es que lo hacen. Donde estuvieran las Leyes de Mendel y las relaciones entre las distintas especies de animales que se quitara todo lo demás. ¿Acaso alguien ha vuelto a derivar o a integrar alguna vez más en su vida cotidiana?. Sin embargo cada día tenemos que relacionarnos con nuestro entorno.

¿Recuerdan ustedes cuáles eran los tipos de relaciones existentes entre los animales? Desempolvemos los apuntes y refresquemos la memoria:

Mutualismo: Dos individuos de diferentes especies interaccionan sacando ambos beneficio mutuo. Algunas aves viven en el lomo de mamíferos y así los segundos son desparasitados mientras que las primeras obtienen alimento.
El mutualismo se da en la península ibérica entre la derecha política y la jerarquía católica. Estos últimos utilizan sus púlpitos para pedir los votos necesarios que lleven al poder a los primeros y a su vez éstos realizan políticas medievales que nos retrotraen a tiempos en dónde la iglesia tenía algún peso específico en la sociedad.

Comensalismo: En este caso los animales de una especie se benefician de los desechos producidos por los animales de otra. Estamos hablando de animales carroñeros. No hace falta tirar del Larousse para poner dos o tres ejemplos. El buitre, la hiena, UPyD...

Simbiosis: Es la vida en conjunción de dos individuos distintos que se benefician mutuamente. Hay raíces de árboles que aprovechan el poder de absorción de los hongos para obtener los nutrientes que el árbol necesita, produciendo sustancias necesarias para el desarrollo de los hongos.
Lo mismo ocurre con individuos que llevan gobernando la Comunidad de Madrid veinte años. Se benefician del poder financiero de empresarios para sufragar sus campañas electorales y perpetuarse en el poder, produciendo a su vez adjudicaciones que los segundos necesitan para desarrollar sus negocios.

Parasitismo: Se produce cuando una especie se beneficia de otra perjudicándole o causándole algún daño. Los mosquitos parasitan al hombre porque chupan nuestra sangre.
Sin embargo, recientes estudios de biólogos de la prestigiosa Universidad de FAES han determinado que el perjuicio causado no es tal y que sería conveniente desechar el vocablo parasitismo y sustituirlo por el de reformismo.

Competencia: Este fenómeno se da cuando individuos de diferentes especies tienen que aprovechar los recursos, a veces escasos, de un mismo ambiente. Aquí nos vemos reconocidos casi seis millones de españoles de los que ya casi no se habla.

Depredación: Individuos de una especie cazan a otros de otra especie para alimentarse. Así, por ejemplo, el águila caza ratones y los leones cazan ñus.

Curioso caso el de los leones. Tan presumidos con sus melenas de reyes de la selva. Se muestran fieros y poderosos pero en realidad esperan agazapados sin hacer mucho ruido, sin gastar un ápice de energía, a que sus congéneres hembras hagan todo el trabajo. No arriesgan, no trabajan, sólo se lucen de vez en cuando y se aprovechan del esfuerzo de los demás esperando a que los votos que manejan sean útiles para decantar unas primarias. ¡Uy! Perdón ¿En qué estaría yo pensando?



8 comentarios:

  1. Muy buen escrito Roberto, además me has hecho sonreír, que no es poco en estos tiempos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Javier. Lo intento siempre. Un abrazo

      Eliminar
  2. Fantástica metafora-alegoría Roberto. Todas estas relaciones que nos muestras en el artículo podrían definir a nuestros señores mal llamados políticos, y, mira por dónde, los definen a la perfección.

    Un abrazo, @adriantsn

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Adrián. Me alegro de que te haya gustado. Un abrazo

      Eliminar
  3. Una entrada muy buena y original. Felicidades.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Las personas, los animales...todos somos iguales. Un abrazo

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho tu análisis comparativo entre algunas buenas bestias de cuatro o dos patas y plumas y otros especímenes implumes de dos patas, guantes blancos y aficiones poco honestas...fauna peligrosísima que no parece vaya a extinguirse, por desgracia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La selección natural tal y como la definió Darwing tarda muchos años en dar sus frutos. Demasiados sin duda para la gente que lo está pasando realmente mal y que necesitaría que algunos se extinguieran de inmediato. Un abrazo

      Eliminar