martes, 24 de julio de 2012

DEMOLICIÓN IDEOLÓGICA

El domingo conocíamos, por una entrevista a Gallardón, que la malformación del feto no será un supuesto para poder interrumpir voluntariamente el embarazo en la nueva y arcaica (válgame el oxímoron) ley del aborto que aprobará nuestro brillante Gobierno.
En un principio pensé en escribir un post contando el esfuerzo físico, mental y económico que supone para una familia el día a día con un hijo completamente dependiente. Empecé, pero a medida que escribía e iba repasando vivencias próximas y personales mi cabreo crecía y el texto se estaba convirtiendo en una sucesión de palabras malsonantes dignas de las gargantas de esperanza Aguirre o de Andrea Fabra. Decidí pues abandonar la idea y hacer un resumen en 140 caracteres

Lo de Gallardón pone de manifiesto lo que todos ya sabíamos; las reformas son ideológicas

Automáticamente se convirtió en mi twitt más retuiteado. Me animé a seguir escribiendo pero cambiando el argumento, pasando de la ignorancia y falta de sentido común de Alberto Ruiz Gallardón a la estulticia con la que este Gobierno que nos ha caído encima nos machaca cada día. Y es que todas y cada una de las medidas tomadas entre eufemismos, achacadas a la herencia recibida, han ido encaminadas a destruir la sociedad tal y como la conocíamos y disfrutábamos.
Hasta hace tan sólo unos meses vivíamos en un estado democrático, que con sus defectos, cuidaba y protegía al desfavorecido. Sin embargo, el liberalismo y moralismo salvajes que emanan de los dirigentes Populares, les han convertido en verdaderos parásitos a los que culpan de la actual situación económica.
A simple vista puede parecer que la Eliminación de Educación para la Ciudadanía y el retroceso en 30 años de la ley del aborto son las únicas medidas puramente ideológicas y que el resto han sido impuestas por Europa para paliar la crisis. Eso es lo que nos quieren hacer creer, pero no hace falta ser politólogo, economista o sociólogo para darse cuenta de que no es así.
Eliminar decenas de miles de profesores y hacinar a niños en aulas mientras se permite la desgravación fiscal de uniformes y matrículas en colegios privados no es una medida de ahorro; es una canallada que tiene como único objetivo cargarse el sistema público educativo en favor de una educación elitista a la que sólo tengan acceso unos pocos.
Poner en la calle a decenas de miles de profesionales sanitarios y hacer pagar por las medicinas a los pensionistas mientras se incentiva la contratación de seguros médicos privados no es una medida para contener el gasto; es una crueldad que utilizan para desprestigiar un estupendo sistema público sanitario y beneficiar a las grandes corporaciones médicas.
Subir el IVA del material escolar un 425% y subir el IVA a cines y a teatros mientras se financia la entrada a jóvenes a espectáculos taurinos no es un síntoma de austeridad; es un embrutecimiento de masas y un ataque en toda regla a todo lo que huela a cultura.
El abaratamiento del despido, la bajada de la prestación a los parados y la subida del IRPF mientras se amnistía a los grandes defraudadores no es contener el despilfarro; además de ser cuatro de las infinitas promesas electorales incumplidas, son el golpe definitivo a la igualdad de clase y a la igualdad de oportunidades que tanto molesta a los dirigentes y diputados del Partido Popular. Jódete si no has nacido rico es lo que piensan muchos aunque sólo se atrevan a gritarlo unos pocos.
El rescate bancario, el control total y absoluto de los medios de comunicación, la eliminación de las inversiones en renovables, la subida de las tasas universitarias, la destrucción inmediata del sector del carbón, la eliminación de las becas, la sustracción de la paga extra a los funcionarios, etcétera, etcétera, etcétera. Y todo ello entre risas, aplausos y exabruptos.
Déjennos en paz, diez millones y medio de votos no les da derecho a tratarnos así. Dejen a las mujeres, dejen a las parejas decidir cuando quieren ser madres y padres. Y, por favor, no nos tomen por tontos, no se rasguen las vestiduras defendiendo a indefensos embriones mientras torturan dejando sin prestación a cientos de miles de dependientes y a sus familias para tener dinero que regalar a Ratos, Roselles o Fabras de turno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada