sábado, 12 de enero de 2013

A BUEN ENTENDEDOR, POCAS PALABRAS BASTAN

-¡No me lo puedo creer! Ya está en la calle Ángel Carromero. Le condenaron a cuatro años de cárcel por la muerte de dos personas debido a su temeraria actitud al volante, y a los catorce días de pisar suelo español, libre.
-Es que quien tiene un amigo, tiene un tesoro.
-Ya ni se preocupan por disimular. ¡Coño! que el tío es reincidente, que ya viajó a Cuba sin puntos en el carné.
-Aprovecha gaviota que no te verás en otra.

¿Quién no tiene un pariente o un amigo que abusa de los refranes? Yo lo tengo. Un año se nos ocurrió gastarle una broma por su cumpleaños a mi amigo Vicente y le regalamos el libro 'Los 2.000 mejores refranes castellanos'. Desde entonces sufrimos las consecuencias. A todo le encuentra explicación con un dicho.

-¿No te parece increíble lo de la Sanidad en Madrid? Se van a cargar un Sistema Público, que con sus pros y sus contras, funcionaba estupendamente.
-Dios es el que cura y el médico pasa la factura.
-No tienen vergüenza. Privatizan servicios que luego adjudican a empresas de su propiedad.
-Amor verdadero, el que se tiene al dinero.

Y es que claro, el dichoso libro empezaba con aquello de cien refranes, cien verdades y hombre refranero, medido y certero, y Vicente se lo tomó al pie de la letra.

-¡Vaya año que llevamos! Desde que Mariano Rajoy ganó las elecciones todo ha ido a peor.
-Ya te lo advertí, gaviotas en el huerto, temporal en el puerto.
-No han dejado un sector por tocar. Van contra todo y contra todos.
-Ya se les volverá en contra. No olvides que ir contra la corriente, casi nunca es conveniente.
-Bueno, a todos no les va peor. La Iglesia está dando palmas con las orejas.
-Gente que viste sotana, consigue lo que le da la gana.

Nos repite una y otra vez los refranes no engañan a nadie, no hay refrán que no sea verdadero y persona que es curiosa, tiene un refrán para cada cosa para justificar esta adicción a los proverbios.
Y hay que reconocer que alguna vez lleva razón. Cuando algunos bromeaban con votar al PP diciendo la mamarrachada esa de que todos los políticos son iguales, él advertía:

-A bobos y a locos no los tengas en poco.
-¡Qué razón tenías Vicente! Lo que estamos sufriendo. Y encima nos dicen que es por nuestro bien.
-Con el viento se limpia el trigo, y los vicios con castigo.
-¿Eso qué quiere decir?
-Que quien bien te quiere, te hará llorar. Que la coz de la yegua no hace mal al potro.

Creo recordar que entre los 2.000 refranes había uno que rezaba algo así como saber refranes, poco cuesta y mucho vale, pero a mi empieza a resultarme cansado hablar con mi amigo. Todo me lo responde en verso. Parecemos Teodoro y la Condesa del Belflor en una escena de El Perro del Hortelano.
Sin embargo, hay un refrán que me encanta. Es el que utiliza cada vez que yo me quejo de que Arganda está un día sí y otro también en los medios de comunicación por el caso Gürtel y el Partido Popular hace como si no fuera con ellos la cosa: 

-A nadie le huelen sus 'peos', ni sus hijos les parecen feos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada