domingo, 30 de diciembre de 2012

2012, EL AÑO DEL ÉXODO


No hace falta recurrir a las predicciones Mayas para intuir que el año 2012 está a punto de acabar. Estas son fechas de villancicos, comidas opíparas y balances anuales. Como no soy yo muy ducho en el manejo de la botella de Anís del Mono y no voy a ser capaz de mejorar la receta de lubina al horno de una madre, voy a decantarme por lo último.
Estaba yo documentándome sobre lo acontecido este año que termina y cuantos más datos recopilaba más aumentaba en mí la sensación de deja vù. No dejaba de repetirme ésto lo he leído yo antes, ésto lo visto escrito en algún sitio. Así que decidí repasar mi biblioteca y enseguida caí en la cuenta. Si cambiamos a Dios por el Bundesbank, a Moisés por Angela Merkel, a Aaron por Mariano Rajoy y a los egipcios del tiempo de los faraones por lo españoles de hoy en día, lo acontecido este año viene descrito en el Libro del Éxodo.

Observen sin no me creen: Dios le dijo a Moisés que le dijera a Aaron que levantara su vara sobre el Nilo y entonces sus aguas se convirtieron en sangre. El Bundesbank le dijo a Angela Merkel que le dijera a Mariano Rajoy que hiciera como si nunca le hubiera afeado a Zapatero la bajada de sueldo a los funcionarios y entonces éstos, por arte de magia, se quedaron sin paga extra.

La segunda plaga bíblica fueron las ranas. Aquí, en la España de 2012, quien nos ha salido rana es la Ministra de Trabajo. Y así como el pueblo egipcio sufrió la invasión de hordas de batracios, el pueblo español ha sufrido el ataque de hordas de empresarios subidos en la ola de la Reforma Laboral.

Como en la Biblia, una plaga lleva a la otra. Las hordas de ranas dejaron paso a millones de mosquitos y la Reforma Laboral ha dejado a su paso un millón de nuevos parados.

Cuarta plaga, los insectos. Insectos tan molestos como los investigadores y científicos de nuestros días, por lo que el Elegido ha reducido al máximo la partida en I+D+i para aniquilarlos.

Según el Libro del Éxodo, la quinta plaga la sufrieron los animales en forma de peste. Para el PP de nuestros días no hay mayor peste que las mujeres decidiendo sobre su cuerpo y eligiendo cuando ser madres, por lo que envía sobre ellas una plaga en forma de reforma de la Ley del Aborto.

La sexta plaga de Egipto fueron úlceras y sarpullidos. Nada le pica y le escuece tanto al Partido Popular como que todos los españoles seamos iguales ante la Ley, por lo que ha aprobado una reforma judicial para que deje de ser así.

Séptima. Granizo de fuego y hielo. Dios le dijo a Moisés que estirase su vara hacia el cielo, y al punto, la tormenta comenzó. Rajoy no tiene vara, ejerce su mal con tijeras y los recortes en Sanidad serán tan dañinos como lo fue la ducha de granizo y fuego.

Una de las plagas más famosas fue la de las langostas y una de las promesas electorales incumplidas más sonadas es la de la revalorización de las pensiones.

En la novena plaga Dios le dijo a Moisés que estirase sus manos al cielo para que la oscuridad cayera sobre Egipto. La oscuridad ha llegado a España de la mano del Ministro Wert en forma de recortes en Educación.

Posiblemente la décima fuera la más cruel: la muerte de todos los primogénitos. La más cruel de las medidas que ha tomado el Presidente del Gobierno durante este año es la reducción, hasta en un 90%, de las partidas destinadas a la Dependencia. Además es la que mejor define su catadura moral.

Las plagas fueron duras, pero los cronistas de la época cuentan que Moisés no pudo hacer otra cosa debido a la herencia recibida. Sólo espero, como deseo para 2013, que las reformas, o recortes, o plagas, o como lo quieran llamar, sufridas este año 2012, no nos condenen como al pueblo hebreo a vagar cuarenta años por el desierto.

1 comentario: