viernes, 27 de abril de 2012

ESPAÑA SE SUMÓ AL CAMBIO (Y SE NOTA)


Hoy, que hemos conocido los dramáticos datos de la Encuesta de Población Activa del primer trimestre de 2012, no puedo dejar de acordarme del Súmate al cambio con el que el Partido Popular concurrió a las Elecciones Generales del pasado mes de noviembre. No puedo olvidarme de los spots publicitarios en los que se apelaba a la desesperación de los parados prometiendo que con los conservadores el empleo crecería rápidamente. No puedo olvidar a Mariano Rajoy asegurando que su máxima preocupación (por aquel entonces, hoy está claro que no) era el desempleo. Y por supuesto, no puedo olvidar al sonriente Esteban González Pons prometiendo tres millones y medio de puestos de trabajo.
Supongo que en la política, como en el amor y en la guerra, todo vale, o eso por lo menos es lo que debieron de pensar los creadores de la campaña electoral, que no tuvieron ningún reparo en mentir y usar el dolor y la desesperación de millones de españoles.
Aquel 20N teníamos sobre la mesa una EPA del tercer trimestre de 2011 con 4.970.300 personas que querían trabajar y no podían, y los diarios ultraconservadores llenaban cada día las portadas con los 5.000.000 millones de parados que dejaba Zapatero. Hoy esa cifra, pese a que mañana El Mundo, ABC, La Razón y La Gaceta no ilustrarán sus portadas con imágenes de largas colas de gente frente a las Oficinas de Empleo, es de 5.639.500 personas.
Y la verdad es que no se en que pueden haber fallado los del PP si la receta era bien sencilla; sólo había que cambiar por todos los medios al Presidente del Gobierno, sustituir al incompetente de ZP por el eficiente generador de confianza Mariano Rajoy Brey. No hacía falta concretar propuestas, la confianza que el líder popular generaría, dentro y fuera de nuestras fronteras, nos sacaría de ésta.
El 18 de noviembre de 2011 la prima de riesgo era de 441 puntos, el Ibex cerraba en 8.310 y el litro de gasolina de 95 octanos costaba 1,307€. Ayer, con Rajoy rebosando confianza por todos sus poros cual Camacho a pleno rendimiento de sus glándulas sudoríparas, la prima de riesgo seguía en 430, el Ibex se desplomaba hasta los 7.027 puntos y pagábamos la gasolina a 1,48€ por litro.
Para conseguir este espectacular resultado de 669.200 parados nuevos en tan sólo 5 meses, los españoles (no todos) hemos tenido que hacer algún pequeño sacrificio. Además de tener que pagar 8,65€ más por cada depósito de gasolina; pagar, al menos en Madrid, un 11% más por el transporte público; pagar un 7% más en la factura eléctrica pese a apostar por las energías contaminantes; hemos visto incrementadas todas las tasas municipales posibles a la vez que reducían los servicios prestados; recibimos un sueldo neto menor merced a la subida del IRPF que prometieron no hacer; pagamos un 10% más, incluso los pensionistas, por las medicinas gracias al copago/repago que no iban a aplicar bajo ningún concepto; nos echan de nuestro puesto de trabajo con unas condiciones mucho peores debido a la Reforma Laboral dictada al alimón por la Patronal y Merkozy; nuestros hijos reciben una educación de peor calidad porque se reduce el número de profesores a la vez que se aumenta en un 20% el número de alumnos por aula; y para rematar nos sangran con una subida de las tasas universitarias del 60%. Si además tenemos en cuenta que será delito decidir libremente cuando ser madre y eres acusado de kale borroka por protestar contra esta batería de atrocidades contra el estado del bienestar, el cambio no puede ser más evidente. Nos sumamos al cambio y éste se nota.
No pretendo ponerme escatológico, pero el sentimiento que me invade es muy parecido al que sentí hace cuatro años cuando, en urgencias y con casi 40º de fiebre, un cirujano, mientras se ponía un guante de látex, me preguntaba si alguna vez me habían hecho un tacto rectal.

4 comentarios:

  1. Buenas,
    antes de dejar mi segundo comentario en este blog aclarar que no soy votante de ninguno de los grandes partidos políticos de este país. Lo fui en su momento pero... las cosas han cambiado.

    De hecho me considero parte de esa extraña y reducida masa de ciudadanos que vota ideas y no siglas de partidos políticos. Siempre he creído que es bastante triste que en este país, hagan lo que hagan los dos grandes partidos políticos tengan, per se, un mínimo de 6 MM de votos asegurados. Lamentable.

    Pueden mentir, robar, engañar, adoptar medidas totalmente contrarias a su supuesta ideología y aun y así un número increíblemente alto de votantes seguirán siendo fieles a ellos. "Que la alternativa es peor", "que tampoco será para tanto", "que me han contado que en la guerra civil estos fusilaron a mi bisabuelo", en fin... la frase "cada país tiene a los políticos que se merece" cada día me parece más cierta.

    Y ahora, entrando en el asunto de tu artículo, ¿de veras crees defendible la gestión que realizó el anterior gobierno?, ¿de veras piensas que si el riesgo de prestarnos dinero como pais se ha mantenido o incluso elevado es por la gestión que ha hecho el PP en los escasos 130 días que lleva gobernando?. Desgraciadamente estoy convencido de que sí. Si una persona, aparentemente ilustrada piensa así, que no será del resto...

    Por partes:

    1 - El paro. Señalarte que las cifras del paro que das son correctas pero su interpretación está ligeramente manipulada. Doy por hecho que se trata de un simple despiste. Seguro que dado que estás afiliado a un partido político estás al tanto de que no es lo mismo que se celebren elecciones que asumir el poder. El 20N la EPA mostraba 4,97 MM de parados pero a finales de diciembre, 10 días después de la toma de posesión de Rajoy, es decir, cuando realmente el PP comenzó a gobernar, la EPA arrojaba 5,27 MM de parados. Creo que todos estaremos de acuerdo en que la única medida que Rajoy alcanzó a aprobar el 30 de diciembre no pudo provocar, por sí sola, un aumento de 300.000 parados en un sólo día por lo que sólo queda una forma de verlo; hay que asumir que esos 5,3 MM de parados corresponden al anterior gobierno. En aquellas fechas hasta periódicos tan ultraconservadores como "El País" se hacían eco de estas cifras (http://economia.elpais.com/economia/2012/01/27/actualidad/1327653180_850215.html). De este modo, el aumento en el número de parados con el gobierno de Rajoy es de 400.000 en 4 meses (que tampoco está nada mal, dicho sea de paso).

    2 - Primeras medidas. En las medidas de ajuste que el nuevo Gobierno tomaba el 30 de Diciembre de 2011 se acometían unos importantes recortes algunos de los cuales (subida del IRPF) eran diametralmente opuestos a lo prometido en el programa electoral. El nuevo presidente que se había comprometido a decir la verdad y sólo la verdad no empezaba con buen pie. Es cierto y lamentable que se mintió a los votantes (yo me pregunto si habrá alguna vez en este país un partido político que aspire a ganar unas elecciones generales si lleva en su programa electoral una bajada salarial de los funcionarios o una subida de impuestos) pero revisemos la medida que se adoptó para poder valorarla mejor. El aumento supone incrementar la recaudación en 6.900 MM €. Es un aumento muy progresivo en el que se pega un auténtico hachazo a las rentas (siempre del trabajo, eso sí) más altas. Un aumento que podríamos llamar, ya que en España nos gusta tanto esa terminología, de izquierdas. Ahora bien, el déficit oculto que se encontró el nuevo gobierno se estimó entonces en 20.000 MM de € (que al final ha resultado ser de 25.100 MM). Casi 4 veces superior a lo que se va a recaudar con la subida del IRPF. Puestos a mentir... parece que algunos se han llevado la palma....

    ResponderEliminar
  2. 3 - Deficit. De este modo, el deficit que había que corregir antes de 2013 para que Europa nos siga financiando y no nos deje a merced de los mercados ( = quiebra), ha pasado de ser 30.000 MM € a 55.100 MM €. Ahí no es nada. Estamos hablando de cifras recurrentes. Es decir, no basta con que este año ahorremos 25.000 MM y el que viene otro tanto, no. A partir de 2013 todos los años el Estado deberá gastar 55.100 MM€ menos de lo que estaba gastando en 2011 (en realidad esa cifra se compone de lo que se consiga ingresar más lo que se consiga recortar). De verdad que no entiendo por qué es tan difícil hacer ver a los españoles la magnitud del problema...

    4 - Subida de la luz. Achacar el incremento en el recibo de la luz al nuevo gobierno es de chiste. Se vió obligado a subirlo nada más aterrizar por dos motivos, cosillas sin importancia. Primero porque el anterior gobierno, para no adoptar una medida impopular como esta antes de las elecciones había ido dilatando la aplicación de las subidas hasta que el tema llegó a los tribunales que obligaron a aprobarlas nada más aterrizar Rajoy en el gobierno (24/diciembre/2011). Segundo, porque la luz hay que subirla para asumir el deficit tarifario que asciende a 26.000 MM € (vamos, cuatro durillos de nada). Para hacernos una idea, en 2004 era de 1.499 MM €. No voy a entrar en detalles que para eso está internet pero aclarar que la mayor parte de ese déficit tarifario se debe a la política del anterior gobierno de apostar por las energías alternativas, eso sí, cargando el coste indirectamente al contribuyente. Es decir, en lugar de usarse los impuestos se usó el recibo de la luz. Me parece bien, de hecho muy bien, apostar por las energías limpias pero no hay que olvidar que cuando nos dicen que son mucho más caras que las otras es por algo... Al menos el nuevo gobierno está intentando que el coste se asuma por ambas partes (eléctricas y usuarios). El otro en este sentido no hizo ningún movimiento más allá de permitir que se siguiera incrementando.

    5 - Copago farmacéutico (que no sanitario, al menos de momento). No acabo de ver qué tiene de malo que un jubilado pague un 10% del coste de un medicamento más teniendo en cuenta que la medida no aplica para las rentas más bajas y que hay un límite de 8 €/mes. Ese jubilado pagaba el día antes de jubilarse un 40% por ese mismo medicamento. Es una medida que hacía tiempo que debía haberse tomado. Cuando las cosas son gratis se malgastan, ejemplos hay mil y éste era uno más.

    ResponderEliminar
  3. 6 - Reforma laboral. Queremos estar en el siglo XXI pero con un sistema laboral de los años 50. La reforma laboral era necesaria (o con 5,3 MM de parados alguien pensaba otra cosa??). No estoy de acuerdo con todo lo que modifica porque, entre otras cosas, creo que en general el empresario español no tiene la misma mentalidad que los empresarios de otros países que siempre se utilizan como ejemplo (EEUU, Alemania, ...). Por decirlo finamente, es más miserable. Me llama especialmente la atención tu referencia un tanto desdeñosa a Merkel y Sarkozy aunque no es la primera vez que la veo últimamente. Pensaba que, en su momento, la apuesta de ZP de alejarse del eje capitalista del mal (EEUU y UK) para acercarse a nuestros vecinos de Europa que sólo querían lo mejor para nosotros era lo "más mejor" para España (¡qué orgulloso tuvo que sentirse todo un presidente de la nación al quedarse sentado mientras sonaba el himno de EEUU!, ¡qué valor!, ¡que hombría!, ¡que agallas!, ¡cómo aplaudían sus seguidores!, ¡qué vítores!. Sin embargo, no recuerdo escuchar por parte de esos mismos fervientes seguidores esos incombustibles aplausos o esos gritos de júbilo cuando la Casa Blanca llamó a Moncloa a principios de 2010 para decirle a ese tío tan valiente que, o anunciaba la primera bajada de salario a los funcionaros públicos de la historia de la democracia, o nos sacaban del euro. Ah, no, que ZP tomó la decisión el solito y luego llamó a Obama para comunicársela... vamooooos...). Vaya por Dios que ahora hemos descubierto que tampoco nuestros vecinos de Europa son altruistas ni anteponen nuestros intereses a los suyos, ¿de quién nos podemos fiar entonces?, ¿de Marruecos?...

    7 - Educación. "nuestros hijos reciben una educación de peor calidad porque se reduce el número de profesores a la vez que se aumenta en un 20% el número de alumnos por aula". Querrás decir que recibirán una educación de peor calidad de la que ya reciben que ya es bastante mala a pesar de que actualmente se dedica un nivel de recursos similar o superior al de países de nuestro entorno. ¿Será que el problema de nuestra educación no es tanto de los recursos que se dedican sino de la gestión que se hace de los mismos y de una ley de educación que ampara y protege la mediocridad? En mi opinión los principales problemas de la falta de la calidad en nuestro sistema educativo son otros como: la falta de autoridad del profesorado, la falta de motivación en un sistema que, tanto a nivel de profesorado como de alumnado, trata igual al inepto y al vago que al trabajador y válido, la falta de responsabilidad de los padres que parecen entender que sus hijos sólo tienen derechos y no obligaciones, la falta de competencia real entre centros educativos para ofrecer la mejor educación. Un sistema que, para que unos no destaquen sobre otros y no sea que esos últimos se desmotiven, lo que hace es bajar el listón para todos y asunto resuelto. Cierto es que aumentar el número de alumnos por clase no va a contribuir a mejorar las cosas pero yo creo que, aun con esa medida, hay mucho margen para la mejora.

    8 - Universidad. Formar a un alumno en la universidad nos supone a todos un esfuero económico muy grande. Qué mínino que exigir un cierto grado de esfuerzo y compromiso.

    ResponderEliminar
  4. 9 - Delicuencia en manifestaciones = Kale borroka. No, claro, si algo bonito tiene la democracia es la libertad, aunque para defenderla haya que pisar la de nuestro vecino. Reventar a pedradas los escaparates, saquear tiendas, incendiar coches y contendedores, lanzar botellas y piedras a la policía debe ser, no castigado ni condenado, sino premiado y admirado. Y a todos esos encapuchados que se aprovechan de cualquier acto público multitudinario para hacer el animal se les debe condecorar y poner como ejemplo de lo que significa la libertad bien entendida, en mayúsculas. Por cierto, que hasta ahora se ha propuesto modificar la ley para que la convocatoria de actos vandálicos vía medios electrónicos también esté penada (que ya lo estaba pero sólo si era usando medios tradicionales) y subir las penas a los animales que aprovechan cualquier escusa para dar rienda suelta a sus instintos más bajos. Vamos, es obvio que con estas medidas nos alejamos, y mucho, del deseado estado del bienestar.

    De mi argumentario parece fácil concluir que, a pesar de que sostengo lo contrario, soy un acérrimo militante del PP que aprovecha estas líneas para hacer una defensa a capa y espada de su política. Lo cierto es que no, al comienzo de mi exposición ya lo he dicho, no he votado al PP en estas últimas elecciones generales (ni tampoco al PSOE, todavía no estoy loco).

    Eso no quita que esté de acuerdo en un 90% en las medidas que ha adoptado el PP en los escasos 130 días que lleva gobernando y en desacuerdo con el 90% de las no-medidas que tomó el gobierno anterior durante sus casi 8 años de mandato. Así mismo, achacar a estas alturas los temores de los mercados a la gestión del PP me parece ridículo. Las medidas que se están adoptando "ahora" pretenden dos cosas: por un lado transmitir al exterior que somos capaces no sólo de gastar (eso lo saben hacer todos) sino también de recortar (algunos no han sabido hacerlo y no hablo sólo del PSOE, ojito al PP en Valencia o al tripartito en Cataluña...) y por otro, posicionarnos para tratar de aprovechar la coyuntura cuando, algún día, cambie la tendencia. Esa labor no es de un día ni de 4 meses, lleva años. Recuperar la confianza perdida, más cuando el resto del mundo acaba de contemplar el espectáculo de Grecia, no es tarea fácil y el que espere que esto comience a recuperarse antes de final de año lo lleva claro. En este sentido creo que el nuevo gobierno no ha engañado a nadie.

    En lo que a mi refiere, si el PP apostase por algunos temas que considero fundamentales tales como: que el Estado recupere competencias (sobre todo en Sanidad y Educación), modificar la ley electoral para que los votos de un votante de CIU en Cataluña no valgan 5 veces lo que valen los de un votante de IU en Zaragoza, castigar más severamente al político corrupto, aumentar la transparencia en la gestión de las finanzas de los partidos políticos, anunciar abiertamente, sin paños calientes, una reducción del número a todas luces excesivo de empleados públicos, aumentar los controles en el ámbito de la evasión de impuestos, ... entonces, con toda seguridad, tendría mi voto (Aunque a alguno le pueda sorprender, que el PP esté posicionado tan cerca de la Iglesia no es de mi agrado pero me parece tema menor que, desde luego, por sí sólo no condiciona mi voto).

    Un saludo.

    ResponderEliminar