lunes, 30 de enero de 2012

CONSIDERACIONES SOBRE LA ENERGÍA (II)

Aunque se viene repitiendo en las últimas semanas, uno no se puede acostumbrar a los sustos de las ruedas de prensa tras los Consejos de Ministros. Si bien todas y cada una de las medidas tomadas hasta la fecha me han dolido, ya que las políticas de la derecha neoliberal siempre se hacen contra la mayoritaria clase media, la del viernes pasado me afecta especialmente ya que provocará, con toda probabilidad, el cierre de mi empresa.
El cortoplacista Gobierno Popular, por medio del Ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, anunció el viernes la eliminación de las primas a todas las energías renovables, asumiendo punto por punto Propuestas para una estrategia energética nacional, panfleto perpetrado por FAES el pasado mes de marzo.
Utilizan la excusa del déficit para tomar de nuevo otra injusta medida, pese a que el precio de la energía no afecta a los presupuestos generales del Estado. Y digo que es injusta porque el "ajuste" energético afecta solamente a las energías renovables y no al resto de tecnologías que forman el mix energético. Para nada se hace mención en el Real Decreto a tasas a nucleares, ni a plantas que queman gas y carbón, pese a que en 2011 España incrementó un 25% la emisión de gases de efecto invernadero.
El Gobierno o FAES, tanto monta, ofrecen cifras malintencionadas del coste de la producción renovable, 5.000 millones de euros en primas en 2010 y 6.409 millones en 2011.
No se tiene en cuenta que las primas a la producción renovable tienen la función de desarrollo de estas tecnologías, y que han conseguido la reducción exponencial del coste de las mismas.
No se hace mención a las millonarias subvenciones que recibieron en su momento las centrales nucleares, las plantas que queman carbón o los ciclos combinados.
No se dice nada sobre el elevado coste del tratamiento de los residuos.
No se dice nada sobre el problema de abastecimiento de los combustibles fósiles y se toma esta medida irresponsable justo después de conocer el acuerdo de embargo a Irán de la UE.
No se tiene en cuenta la dramática dependencia energética de España. Importamos el 86% del combustible, y este dato no tiene en cuenta la importación del uranio porque la producción eléctrica se hace aquí.
No se dice nada sobre el coste del comercio de emisiones de gases de efecto invernadero que marca el Protocolo de Kioto.
No se dice nada de cómo afectan las subidas del petróleo a la economía española. Una subida de 10€ del barril, como ya sucedió el febrero pasado, nos supone un gasto de 6.000 millones de euros, lo mismo que todo un año de inversión en renovables.
Ni por su puesto se dice nada, aunque fue el tema estrella de su campaña electoral, del impacto laboral que una medida de este tipo va a tener. Las energías renovables generan 5 veces más puestos de trabajo que las convencionales. Sólo en energía solar fotovoltaica trabajan en España 10.000 personas y otras 30.000 más en energía eólica. El Gobierno pone en serio peligro su futuro. Desconozco los datos de empleo de otras tecnologías como la termosolar, la cogeneración, la biomasa, el biogas o la minihidraúlica, igualmente afectados por este recorte.
La poca altura de miras de este Gobierno nos va a salir caro a corto, medio y largo plazo, pero había que ayudar a las grandes empresas energéticas para que luego nos den un "puestito" una vez abandonado el Ministerio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario