lunes, 14 de diciembre de 2015

20D 40A


Pelos saliendo de las orejas; imposibilidad de optar al slim fit sin parecerse al Spiderman de la Plaza Mayor de Madrid; sienes plateadas a lo Gardel; Station Wagon en lugar de GT; escuchar cómo se dirigen a uno con expresiones hirientes tales como "oiga caballero" o "disculpe señor ¿le importaría...?"; (...)

Descrita así a grandes rasgos la sintomatología no es difícil adivinar de qué se trata, hablamos de la dichosa crisis de los 40.

Yo que soy un hombre previsor y precavido había intentado vacunarme frente a ella. Había vuelto a colocar en mi oreja el pendiente que desapareció durante mis primeros años de universidad; acabo de hacerme un tatuaje pese a mi nula tolerancia al dolor; e incluso este verano me casé con una mujer joven y hermosa.

Sin embargo, la triste realidad está ahí. El paso del tiempo es inexorable y el próximo 21 de diciembre este que escribe cumple 40 años.

Ya ven ustedes lo duro que es y, teniendo en cuenta que la probabilidad de que el Gordo de Navidad saque de la depresión en la que se ve sumida una persona de mi sexo y condición es de 1 entre 100.000, les voy a pedir a ustedes un favor. Les voy a pedir que piensen en mí, y en toda esa generación a la que llamaron X y que se encuentra en mi misma situación, cuando vayan este domingo a su colegio electoral. Por favor, no sumen a mis desgracias otros 4 años más de Rajoy y sus secuaces.

Cumplir 40 años es una ocasión muy señalada. Sean buenos conmigo. Regálenme un país diferente. Regálenme un país donde los excesos de políticos sin escrúpulos, comisionistas y corruptos que no dudan en cobrar en B de aquí y de allá, por esto y por lo otro, no los paguemos los de siempre. Regálenme un país donde los Bárcenas, los Rato, las Cospedal, los Ignacio Gónzalez, los López Viejo, los Fabras, las Barberás, los Matas y las Matos, los Arísteguis, los González Panero, los Granados, las Aguirres, los Ginés López, los Camps, los Costas, etcétera, etcétera, etcétera, no se lo lleven crudo a costa de pensionistas, parados, estudiantes y enfermos.

Regálenme una nueva esperanza (the force awakens). Mandemos a esta derecha rancia y mentirosa a dónde se merece. A la cárcel unos y a la oposición los otros. No nos dejemos deslumbrar por las desesperadas promesas de última hora propias de campaña electoral. Ya sabemos que no cumplen ninguna de ellas.

Prometieron bajar los impuestos y lo primero que hicieron fue subirlos. Prometieron crear 3.000.000 de empleos y aún no han empezado. Pese a los injustos recortes en todo aquello que dijeron que no iban a recortar y pese a la Reforma Laboral ni ha habido ni hay recuperación alguna. Solo en este último año han mejorado un poco las estadísticas del paro, y han sido solo eso, las estadísticas. Hoy hay menos gente trabajando y cotizando a la Seguridad Social que cuando Mariano Rajoy llegó a la Moncloa. No han creado puestos de trabajo, han destruido trabajadores. Es por ello que una y otra vez tienen que asaltar la hucha de las pensiones.

Vayan este domingo a votar y piensen en cuál es la mejor forma de que su voto sirva para liberarnos de esta lacra. Piensen también un poquito en mí y en mi regalo. Tengan en cuenta que el regalo no solo me lo hacen a mí, también se lo hacen a ustedes mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada