martes, 21 de febrero de 2012

PRIMAVERA VALENCIANA


Me despierto con el cuerpo dolorido. No creo haber dormido más de una hora esta noche. Me duele la cabeza y tengo restos de sangre seca saliendo de mi nariz.
Hoy no iré a la facultad. Me encuentro detenido junto a otros estudiantes. Resistencia y desobediencia a la autoridad. Ese parece ser el delito que hemos cometido.
No han pasado ni 24 horas pero me parece muy lejano el momento en que todo empezó. Éramos unos 300 y protestábamos pacíficamente por los recortes en educación. Interrumpíamos el tráfico.
Nunca he votado. No entiendo de política. No me interesa, o por lo menos, no me interesaba hasta ayer. No sé cual es el objetivo del actual Gobierno y sus recortes. No sé las consecuencias que pueda tener para la educación su posible privatización. Sólo sé que los chavales del Lluís Vives han tenido que ir a clase con mantas porque les habían cortado el suministro por falta de pago y no disponían de calefacción.
Mi tío una vez me contó, que en los años 60, en su pequeño pueblo de la sierra, cerca de Alcoy, iban a la escuela con una lata que les hacía las veces de brasero. Nunca pensé que nosotros fuéramos a vivir eso, por eso protestábamos.
Dicen que incendiamos las calles de Valencia. Por lo visto alguien quemó un contenedor, uno. Dicen que lanzamos botellas contra la policía. Quizá algún compañero lo hizo. Quizá se coló algún violento de los que buscan cualquier excusa para liarla. Yo sólo gritaba. No creo que fuera necesario la nariz sangrando contra el suelo, ni la rodilla sobre mi cuello, ni los empujones, ni las esposas (...)
Me duele la cabeza. Me duele todo el cuerpo. Tengo frío. Tengo miedo.

Un número indeterminado de policías cargó ayer violentamente contra 300 estudiantes que protestaban porque en Valencia hay dinero para aeropuertos sin aviones, para macroestátuas de políticos corruptos, para circuitos de F1, para regatas al más alto nivel, para visitas de líderes religiosos, para hacer negocios con yernos reales, para pagar consultoras que instruyan que decir si te preguntan en investigaciones de accidentes de metro (...), pero no hay dinero para encender la calefacción a unos chicos de entre 12 y 16 años que tienen que acudir a clase pertrechados con mantas; mantas que en ningún caso son de Vuitton.
Y digo un número indeterminado de policías, porque el Jefe valenciano de los mismos no quiso desvelar la cantidad exacta de antidisturbios que intervinieron en la cacería. No es prudente revelarle al enemigo cuales son mis fuerzas fueron las palabras exactas que pronunció Antonio Moreno, emulando el tono de aquel ilustre Ministro de Interior el día 17 de agosto del año de nuestro Señor 2002 cuando tomamos Perejil y pronunció las famosas palabras Al alba y con viento fuerte de Levante (...) Se limitó a justificar las cargas y a detallar el número de agentes heridos, de los cuales, por casualidades de la vida, no hemos podido ver ninguna foto y mira que se han hecho.
No soy yo muy de andar pidiendo dimisiones cual tertuliano de Intereconomía, pero calificar a un grupo de estudiantes como el enemigo, me parece a mí que le desacredita para ejercer tan importante responsabilidad.
Falta un mes para las elecciones en Andalucía y Asturias, momento tras el cual conoceremos el paquete completo de medidas que el Partido Popular aun no se ha atrevido a mostrar. Se pueden intuir la subida del IVA, el copago sanitario, la eliminación de las pagas extras, la reducción de las vacaciones, el despido masivo de funcionarios (...) Y lo podemos intuir porque es lo que la Comisión Europea, los 'mercados', o la mano que mece la cuna, han hecho, a través de gobiernos ultraconservadores como el nuestro, en Grecia y Portugal.
Sirva lo de Valencia como un aviso a navegantes. Aplicarán las drásticas medidas si o si, y no van a permitir la más mínima protesta en las calles contra ellas. Parafraseando a María Dolores de Cospedal el PP hace tan sólo dos meses que ha recibido un mandato claro de la ciudadanía. Lo repitió ayer en 7 ocasiones en 7 entrevistas concedidas a 7 medios de comunicación en poco más de 50 minutos. Dijo además que la calle es de todos, aunque le falto decir, al estilo 'orwelliano': pero más de unos que de otros.

2 comentarios:

  1. Primer, as usual.

    Cómo diría Óscar López, cuatro cositas:

    1. Haga el favor de repetir la secuencia inspirar-expirar unas cienes de veces antes de escribir, si me lo permite. No llevamos ni dos meses y el nivel de tremendismo de sus posts está elevadísimo. Y quedan, al menos, cuatro años hastas las próximas elecciones. No quiero ni imaginarme lo que escribirá frisando el año 2016...

    2. Hombre, eso de que no van a permitir la más mínima protesta en las calles contra las medidas gubernamentales, apenas dos días después de las manifas mañaneras previas a las cañas domingueras.... Ahí se ha pasado un pelín. Digamos que no ha estado usted muy plantado -parafraseando a un conocido mandamás local, que troca "estar sembrado" por "estar plantado" ¿Adivina quién es?- en ese asunto. Digamos que no van a permitir las protestas no autorizadas, como se hace en el mundo civilizado.

    y 3. No tomamos la Isla de Perejil sino recuperamos la Isla de Perejil. Ya sé que les hace gracia el asunto -y la facundia de Federico "Yak42" Trillo no favorece- pero las cosas son como son.

    Un saludo.
    @igrequena

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por el post! me ha gustado mucho..es uno de los mejores. Por desgracia, razón no te falta y volveremos a la época de correr delante de "los grises".

    Un beso.
    @iregm

    ResponderEliminar