lunes, 23 de mayo de 2011

REFLEXIONES UN 23M


Hoy me siento profundamente triste; triste porque anoche vi en las caras de los compañeros, mezclada con el cansancio de duros meses de campaña y precampaña, la decepción de la derrota. Una derrota dura, muy dura; por la magnitud y por lo inesperado de la misma.
Después de unas horas la sensación es aún peor. A la decepción por el resultado se une la incomprensión. Es difícil entender por qué un pueblo, castigado profundamente por la corrupción, sigue apoyando a este Partido Popular. Una corrupción, presunta, y un Partido Popular que tienen a docenas de trabajadores "municipales", no en el paro cobrando el correspondiente subsidio de desempleo, sino trabajando sin recibir un solo euro en meses. Una corrupción, presunta, que nos sume en una terrible deuda que hace que los servicios municipales sean inexistentes, que hace que tengamos unas calles llenas de baches que sólo se tapan con la basura que no se recoge. Una corrupción, presunta, que hace que una maravillosa localidad, como es Arganda, nuestro hogar y el de nuestras familias, sea conocida a nivel nacional única y exclusivamente porque sus concejales hacen el egipcio.
Pero esta es la grandeza de la Democracia; el pueblo decide y siempre tiene la razón. Nos presentamos en una lista, en la lista del Partido Socialista, porque amamos profundamente a nuestro pueblo y porque abrazamos unos principios y unas ideas que hoy continúan más vigentes que nunca. Recordemos ésto y obtendremos la fuerza suficiente para seguir adelante. Sin rencor pero convencidos de que el cambio no sólo es posible sino necesario, convencidos como ayer de que Arganda se merece otro futuro.
Ahora bien, nos haríamos un flaco favor cayendo en el error de echarle toda la culpa a la política nacional, a la crisis mundial o a la nada limpia campaña del PP jugando y utilizando a los millones de parados que desgraciadamente tenemos en estos momentos. La influencia es evidente y probablemente ha tenido un peso desmesurado. Pero es hora de extraer lecciones; necesitamos saber por qué cientos de argandeños que se han molestado en ir a su colegio electoral para votar, lo han hecho con un sobre vacío; por qué no hemos conseguido que nos voten las docenas de vecinos que han introducido fotos de chorizos junto a las papeletas del PP.
Las próximas semanas seguirán siendo duras, en clave local y nacional, pero han de servirnos para templar el ánimo y para reflexionar; para reflexionar al margen de gaviotas y buitres, que por supuesto aparecerán. Que algo hay que cambiar es evidente, pero en esta lista hay talento, capacidad de trabajo y mucha ilusión. Posiblemente tengamos que aprender del PP como hacer una campaña. Sin mejores ideas y con menos talento han conseguido arrebatarnos infinidad de ayuntamientos y que Bildu sea la segunda fuerza más votada en Euskadi.
Tenemos que seguir trabajando; a diferencia de Rajoy que ha dicho que hoy empezaría a trabajar, por lo menos, con la misma ilusión y objetivo que hasta ahora. Hoy más que nunca me siento socialista y estoy orgulloso de estar donde estoy, rodeado de gente que va a conseguir que Arganda vuelva a ser la ciudad que deseamos sus vecinos.

2 comentarios:

  1. I read this with the help of translator but I think I understood. The important thing is to keep fighting for what you believe in. Too many people (myself included)in Ireland sit back and just accept a corrupt system because it seems like nothing will ever change. But if we want change we have to make it happen.

    Fight the good fight.

    ResponderEliminar