viernes, 30 de noviembre de 2012

CARTA ABIERTA A PABLO R. SARDINERO

Estimado Ilustrísimo Sr. Alcalde:

Esta semana ha corrido el rumor de que el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid de 3 de agosto de 2011 dice que su sueldo bruto anual es de 77.118,38 €. He tenido que taparme los oídos y ponerme las manos en los ojos como dos de los tres monos sabios de la mitología japonesa para no oír ni leer las barbaridades que se vierten contra usted. No seré yo quien contribuya a engrosar tamañas críticas haciendo demagogia al comparar sus catorce pagas de 5.508,46 € con el Salario Mínimo Interprofesional que el actual Gobierno de la nación tiene congelado en 641,40 €. Parafraseando a su colega y compañera de partido, sería comparar peras con manzanas.
Yo he ejercido durante muchos años, y espero poder seguir haciéndolo, de Director de Recursos Humanos, y si algo he aprendido es que cualquier sueldo, por muy bajo que sea, es excesivo si no se trabaja con ahínco. Del mismo modo, no hay sueldo exagerado si la contrapartida es la esperada.
Se escucha en los mentideros de Arganda que usted trabaja poco y que siempre llega tarde a los actos programados a pesar de tener coche oficial y dos conductores. No haga caso de las habladurías, usted es uno de esos dirigentes que ha nacido para hacer algo grande, uno de esos elegidos por Dios para liderar la humanidad, como dice Aznar en sus memorias. San Mateo (7.16) escribió Por sus frutos los conoceréis,  y usted será recordado, sin duda alguna por la piscina de La Poveda, que si bien es verdad que no es una maravilla arquitectónica, su construcción ha sido tan larga y ha costado tanto dinero a las arcas del municipio, que bien pudiera serlo. También será recordado por la construcción del Colegio San Juan. No se deje influir por las voces críticas que le acusan de que la ceremonia de puesta de la primera piedra fue una maniobra propagandística en precampaña electoral y que tras casi dos años aun no se ha puesto la segunda piedra. Seguro que también criticaron a los promotores de las catedrales de Burgos o de León por su tardanza. Las grandes obras necesitan décadas para completarse en toda su majestuosidad.
Además, si faltan colegios en Arganda, los vecinos siempre pueden seguir el ejemplo de su Alcalde y llevar a sus hijos a los estupendos centros que hay en Madrid. Para eso tenemos una línea de Metro y unas líneas de autobús que son la envidia del mundo entero por su frecuencia y por su precio.
También se le recordará como el Alcalde de los grandes eventos. Las celebraciones del Rock in Rio y del Mandela Day han costado un riñón a los argandeños, pero estamos recibiendo a cambio tales intangibles que no se entiende que nadie pueda criticarlos.
Lo demás son las quejas propias del ejercicio de sus funciones. No puede usted estar en todo. Si tiene que asistir constantemente a inauguraciones y a entregas de premios con comilona es normal que no le quede tiempo para solucionar los problemillas del día a día de una ciudad como Arganda. Ya sabe que muchas veces la gente se queja por quejarse. Se quejan de que han pasado años sin que se asfalte una calle aunque existieran baches como cráteres lunares, y cuando se realiza el asfaltado de algunas de ellas, se quejan porque han desaparecido las líneas y los pasos de cebra. Por cierto, muy bueno lo de llamar plan integral al asfaltado de 5 calles. Felicite de mi parte al artífice de la idea. 
El cuidado de las calles y la ordenación tráfico es un tema muy complicado que la gente llana no lo entiende; no comprenden por que no se haya creado ni una sola plaza de aparcamiento nueva en el centro; no comprenden por que se ha incrementado tanto el precio de la zona azul; no comprenden por que se van a crear nuevas zonas de aparcamiento de pago; no comprenden por que algún Concejal puede aparcar en la acera cuando llega tarde a misa. Pero no se esfuerce, no lo comprenderán por muchas explicaciones que les dé.
Yo sé que no es fácil aguantar tanta presión. Las críticas llegan de todos los sectores de la población. Los niños y sus padres se quejan del pésimo estado de los parques, de los columpios en mal estado y de las fuentes sin agua o con los grifos inutilizados. Los deportistas también se quejan de las fuentes de la vía verde, pero es que éstos se quejan por todo; que si la vía verde está en mal estado; que si no tiene iluminación suficiente; que si se han subido excesivamente los precios de la Ciudad Deportiva; que si las instalaciones de la Ciudad Deportiva están sin mantenimiento. Y precisamente ahí, que recoge usted el guante y despide a todos los trabajadores de la Ciudad Deportiva, empiezan a decir que pobrecitos, que con lo buenos que eran (...). Así no hay quien se aclare.
Y qué decir de los jóvenes. Dicen que no existe ocio para ellos en Arganda ¿Cómo que no? No se dan cuenta de que tiene usted un montón de calles a oscuras precisamente para que puedan hacer botellón sin que nadie les moleste. Lo malo de ésto es que siempre hay algún vecino que toca las narices porque no tiene suficiente luz en su calle o porque le molesta el ruido o porque le molesta la suciedad que dejan. 
Por otro lado, los trabajadores se quejan del estado lamentable de los polígonos. No se preocupe usted mucho por este colectivo porque cada vez es menor. No hace falta que le recuerde que Arganda tiene una tasa de paro un 35% más alta que la media de la Comunidad de Madrid. 
¿Pero qué puede hacer usted contra el paro? La gente, en su ignorancia, pretende que les solucione usted problemas que no son de su competencia. Y lo que no es de su competencia no lo es. Por eso se cerró el Conservatorio. No era competencia municipal y suponía un gasto enorme en tiempos de crisis donde la educación y la cultura son prescindibles. 
Igual ocurre con la sanidad. Estoy convencido de que no está en sus manos parar la privatización del Hospital de Sureste, como tampoco pudo evitar el cierre del Centro de Especialidades de Juan de la Cierva. Es del todo injusto que sus trabajadores se quejen de que no ha tenido a bien acercarse a hablar con ellos, de que no se interesa por su situación y por el motivo de sus protestas. A mí me consta que están cada noche en sus oraciones.
De la situación económica del municipio no sé si atreverme a comentar algo, porque a mí me pasa lo mismo que a usted y a los miembros de su equipo, de economía no tenemos ni idea. ¿No le parece que una deuda municipal de más de 100 millones de euros es un poco elevada para una ciudad de poco más de 50.000 habitantes? ¿No cree que crear nuevas tasas además de subir las ya existentes, añadido a la subida del IBI entre un 17 y un 30%, para poder pagar esta deuda puede originar algo de malestar entre los vecinos? Pero basta ya de hablar de deudas y de subidas de tasas e impuestos que me va a tomar por el típico vecino protestón.
De lo que si que no voy a decir nada es de la vergüenza que sentimos los habitantes de Arganda cada vez que aparecemos en los medios de comunicación por la trama Gürtel. Se de buena tinta que está haciendo  lo indecible para depurar responsabilidades. Un claro ejemplo ha sido Juan Fernández,  Gerente de la Sociedad de Fomento. Nada más conocerse su imputación, en apenas tres años, se le relegó de su cargo. Otro gallo nos cantaría si el Tribunal Constitucional fuese tan ágil como usted.
Sin embargo, mis lectores no me perdonarían que cerrara esta misiva sin haberle hecho ni una sola crítica, por lo que muy a mi pesar, y por favor, no me lo tome a mal, voy con ello. Se dice de usted que es una persona altiva y que no escucha a sus vecinos ni a sus colaboradores, que vive usted en un pedestal. Le rogaría, por su bien y por el de todos nosotros, que cambie usted de actitud en ese sentido, que escuche a los que tiene debajo. Porque como escribió Benedetti aquí abajo, abajo, cerca de las raíces, es donde la memoria ningún recuerdo omite.

Atentamente,

Un vecino

4 comentarios:

  1. Y cuidadito si eres militante del Partido Popular y le contradices algo....que te destierran!!!!

    ResponderEliminar
  2. Esta muy bien y sobre todo con educación,pero creo que le duele mas que le hablen con el lenguaje de la calle.Un saludo

    ResponderEliminar
  3. solo hay que mirar como el traje de la chaqueta no le cierra......será la buena vida que tiene?

    ResponderEliminar
  4. jejejejejje, ROBERTO tengo que decirte que no había leído esta carta y me has dejado impresionada, si señor me encantaaaaaaa, se te a olvidados decirle a este señor que se baje un poquito y deje de ser tan prepotente, que cambie un poco su forma de hablar que si el dice que su trabajo lo hace por vocación, no sabe ni lo que esa palabra conlleva tan listo que se cree.

    ResponderEliminar