lunes, 9 de enero de 2012

REBAJAS DE ENERO


Huyendo del frio, busqué en las Rebajas de Enero (...) que cantaba el maestro Sabina. Y tenía razón, porque si ustedes tienen frio, lo mejor es el calor humano, y el 70% de ésta nuestra especie se encuentra estos días hacinada en Zaras, Mangos, Cortefieles o Cortes Ingleses.
No es que no me gusten las rebajas, que uno tiene su lado coqueto y sus finanzas no andan sobradas como para despreciar treintas, cincuentas y hasta setentas por ciento de descuento. Lo que no soporto y además no entiendo es el fenómeno sociológico en sí. No acierto a comprender, por qué la disminución de los precios conlleva también la disminución en nuestra educación. Además de la legión de maridos jurando en arameo porque está jugando su aleti y preferirían sufrir ante el televisor que teniendo que opinar sobre como le queda la falda a la parienta, nos encontramos a nuestros congéneres empujándonos, pisándonos y hasta insultándonos. Dejando las tiendas como un campo de batalla con perchas por el suelo y la ropa hecha jirones, los probadores llenos de papeles y alfileres, (...).
Y es igual cada año. Soportamos colas de 50 minutos, en el mejor de los casos, para gastarnos los restos de la nómina de diciembre que no se llevaron por delante los Reyes Magos. Pero nosotros no tenemos la culpa; la culpa es de la Cuesta de Enero.
Sin embargo, la cuesta de este año es especial. La pérdida de educación y decoro no es exclusiva de los compradores compulsivos. Nuestro flamante nuevo Presidente está ninguneando a los ciudadanos con su desaparición, con su no dar la cara después de mentirnos día tras día hasta ser elegido, con su lesiva elección de Ministros, de la cual me gustaría realizar alguna consideración que no había hecho hasta ahora.
Alberto Ruiz Gallardón, Ministro de Justicia. De justicia es recordar que ha conseguido que los madrileños (de Madrid) sean los ciudadanos que soporten la mayor deuda en términos relativos y absolutos. Sonroja oír a Soraya Sáez de Santamaría decir lo de que no podemos gastarnos lo que no tenemos para justificar sus recortes al estado de bienestar y a la vez compartir con el "austero" mesa en el Consejo de Ministros.
Ana Mato, Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Una Ministra de Igualdad que no cree que todos los españoles seamos iguales, por lo menos en materia de educación. Se hizo célebre en 2008 por sus declaraciones afirmando que los niños andaluces eran prácticamente analfabetos. Lejos de pedir disculpas, hace un par de meses lo explicó argumentando que los niños andaluces recibían sus clases en el suelo.
Luís de Guindos, Ministro de Economía y Competitividad. Hombre competente donde los haya. No en vano fue Director de Lehman Brothers para España y Portugal hasta su quiebra. Quiebra que significó el inicio de la crisis mundial que estamos padeciendo y que le ha permitido a él ser Ministro.
Cristóbal Montoro, Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas. Hombre de firmes convicciones que el 4 de noviembre, a 16 días de que los españoles tuviéramos que decidir nuestro voto, afirmó que subir los impuestos sólo serviría para crear más paro. Hoy mismo ha dicho que subir los impuestos es una forma de repartir equitativamente la salida de la crisis. Y ya está, porque él lo dice.
Y finalizo este breve repaso con José Manuel Soria, Ministro de Industria, Energía y Turismo. Es el prototipo de dirigente Popular, y no lo digo por ese parecido físico con Aznar que asusta. Si no porque se ha visto salpicado por el Caso Góndola, el Caso Faycán, el Caso Brisán, el Caso Chalet y el Caso Salmón. Al igual que Matas y Urdangarín, tiene derecho a unos ingresos extra para reformar su Caso-plon.
Disfruten de las rebajas de enero, pero tengan en cuenta que deben ser austeros y no gastar lo que no tienen; y recuerden que la nómina este mes será menor gracias al reparto equitativo de la salida de la crisis, o como lo llamamos el resto de los mortales, subida trapera por la espalda del IRPF.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada